Jerusalén

Pere Arquillué protagoniza un montaje transgresor que dejó fascinado al público británico. Un texto extremadamente original y singular que parte de las esencias de la vieja Inglaterra

Decadente, abandonado, patético, pero también valiente y divertido... Así es el antihéroe que protagoniza esta pieza, aplaudida tanto en el West End como en Broadway.
Es el día de San Jorge, patrón de Inglaterra, y en una localidad rural que aquel día acoge la feria del condado, Johnny “el Gallo” Byron sale del remolque donde vive. Las autoridades quieren desahuciarle para poder construir en el solar que ocupa y un matón le busca para propinarle una paliza... ¿Se trata del hombre más odiado del pueblo? Quizás, pero también es el más querido: sus amigos quieren que salga de fiesta con ellos y su hijo lo reclama para que pasen juntos el día visitando la feria... Es una especie de Falstaff de nuestro tiempo, un personaje moderno pero que constantemente alude a una Inglaterra medieval idealizada mientras bebe, consume drogas o elude a las autoridades que lo persiguen...  Es el retrato de una Gran Bretaña que pierde el contacto con las raíces, la estampa de un mundo rural esclavo de sus propios mitos que, al hacer patentes sus realidades más sombrías, hace añicos las visiones idealizadas de la vieja Albión. El montaje se inspira en Jerusalem, un himno compuesto por Sir Hubert Parry sobre unos versos de William Blake en 1916. Extremamente popular en el país, el tema ha sido propuesto incluso como himno nacional inglés.
Firma el montaje un director de cine y dramaturgo, gran admirador de Harold Pinter, que se hizo conocido con obras como Mojo (también convertida en un film en 1997). Lo lleva a escena Julio Manrique, un actor y director siempre atento a las muestras más interesantes de la dramaturgia anglófona contemporánea, que ha firmado montajes que van desde El curiós incident del gos a mitjanit a La partida (Grec 2014), por mencionar sólo algunos. Para interpretar el papel de Johnny (Mark Rylance en el reparto original) cuenta con Pere Arquillué, un actor con una larga y aplaudida trayectoria que ha demostrado su instinto teatral apostando por puestas en escena como la de Primer amor (vista en el Grec 2010).

Una producció del Teatre Romea, Centro Dramático Nacional y el Grec 2019 Festival de Barcelona.

Ficha Artística

Autor: Jez Butterworth
Traducción: Cristina Genebat
Dirección: Julio Manrique
Interpretación: Pere Arquillué, Elena Tarrats, Chantal Aimée, David Olivares, Marc Rodríguez, Víctor Pi, Guillem Balart, Clara de Ramon, Anna Castells, Albert Ribalta (resto del reparto en curso)

Escenografía: Alejandro Andújar
Vestuario: Maria Armengol
Iluminación: Jaume Ventura
Espacio sonoro: Damien Bazin
Audiovisuales: Francesc Isern
Caracterización: Núria Llunell
Ayudantía de dirección: Xavi Ricart

Regiduría: Ainhoa Bernaola
Sastra: Rosario Macias
Ayudante de vestuario: Marta Pell



  • Jerusalén